Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 802

Trump and more

Cualquier suceso, como la elección de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos tiene múltiples puntos de vista desde el cuál abordarse. Es cierto que los medios de comunicación masivos en España han preferido a la candidata demócrata y han destacado los toscos modales y los impresentables comentarios que hace Trump sobre las mujeres, discapacitados, inmigrantes..., mientras que los activistas en las redes han criticado igualmente a ambos candidatos pero por razones distintas. Un análisis profundo, requeriría tener en cuenta no sólo los modales y apoyos de los candidatos, sino también sus programas electorales completos y cómo han llegado hasta allí, pues no es menos sorprendente y trágico que de entre 325 millones de habitantes, dos personajes horrorosos sean los candidatos para presidir el país.

Respecto a la construcción del muro con México que escandaliza tanto a los Mass Media españoles, es algo que ya existe desde tiempos de Bill Clinton y hay otras muros no menos vergonzantes y más cercanos como el que Marruecos construye en el Sahara ( la ONU considera al Sahara un territorio pendiente de descolonizar por la potencia administradora que sigue siendo España y ningún país reconoce la ocupación militar por parte Marruecos). A nivel internacional, Hillary representa una continuidad de la política militarista que comenzó hace décadas con Reagan y que se ha mantenido con los Bush e incluso con Obama, a pesar de su estilo más amable. Trump se opone a los terribles Tratados de Libre Comercio que beneficiaban a las grandes multinacionales en detrimento de las poblaciones americanas y europeas. También se opone a la presión militar sistemática contra Rusia y a la escalada de violencia en Siria que tenía el peligro de convertirse en una confrontación abierta entre las grandes superpotencias (este hecho de enorme gravedad ha sido sistemáticamente silenciado y/o tergiversado en los medios españoles). En lo económico ambos candidatos son ultracapitalistas, Hilary apoya más al poderoso y perverso Establishment financiero de Wall Street mientras que Trump pretende aumentar el proteccionismo para favorecer a las empresas americanas restringiendo la movilidad de las personas.

Los medios alternativos españoles se han hecho eco de las maniobras dentro del aparato del Partido Demócrata para quitar al candidato progresista preferido por el electorado (Bernie Sanders), y poner en su lugar a la candidatura preferida por el Establishment (Hilary Clinton). Lo mismo que había ocurrido en España dentro del PSOE, aunque en EEUU lo habían hecho de modo más sibilino, menos estridente. Se dice también que el propio partido demócrata habría influido en las primarias del Partido Republicano para favorecer a Trump frente a otros candidatos más presentables. Es terrible tener que elegir entre un candidato de modales horrorosos y una candidata con un siniestro historial belicista como Secretaria de Estado. No es de extrañar que la abstención haya subido cinco puntos, llegando casi a la mitad del censo,  mientras que el 25,5 % del electorado ha apoyado a Trump y el 25,6% ha apoyado a Hilary.

Uno de los primeros análisis político-económico sobre el resultado electoral fue el de Ignacio Ramonet en “Le monde diplomatique” en el que detalla los siete motivos por los cuales había ganado Trump y que los medios habían ocultado. Sobre esta reflexión han girado numerosos artículos de mediso alternativos. Otros análisis más sociológicos destacan otros aspectos del manejo del poder por parte de las distintas corrientes que conforman el Establishment y los más abundantes son los que enfatizan en el miedo y la incertidumbre que supone tener a un personaje como Trump al frente de la todavía máxima potencia mundial. 

Más allá de la política y la economía, Otto Scharmer hace un análisis de las causas profundas que nos conducen a la situación actual. Scharmer señala de los candidatos que “representan todo lo que está mal en América. Trump encarna todo lo que está mal de nuestra cultura. Clinton encarna todo lo que está mal de nuestra política. Y ambos encarnan todo lo que está mal de nuestra economía” y dirige su análisis al Punto Ciego que hay detrás de estos acontecimientos: no nos damos cuenta de los paradigmas de pensamiento en los cuáles están basados estos sucesos y las brechas que los sustentan que no han hecho más que acrecentarse: la brecha política, la brecha económica y la brecha cultural-espiritual. Esto nos lleva a un escenario de incertidumbre mundial que no obstante, puede servir para despertar a la población americana sobre la dimensión política, económica y humana.

Con este análisis no se agota todo lo que se puede decir sobre las elecciones americanas, pero sí expresa un punto de vista riguroso, poco habitual en nuestros medios y esperanzador. Se puede leer en abierto en The Hufftington Post y  lo hemos traducido al español para acercarlo a nuestros lectores.

Para saber más sobre Teoría U puede visitar:

http://www.facilita.eu/index.php/item/354-facilitando-proyectos-con-el-proceso-de-la-teoria-u

 The Hufftington PostArtículo de Otto Scharmer.

Hemos entrado en un momento decisivo no sólo aquí en América, sino también a nivel mundial. Es un momento que podría ayudarnos a despertar a un nivel más profundo de conciencia y renovación colectiva, o un momento en que podríamos caer en el caos, la violencia y las condiciones similares al fascismo. Si es uno o el otro depende de nuestra capacidad de tomar conciencia de nuestro punto ciego colectivo.

La elección de Donald Trump como el 45.o presidente de los Estados Unidos envió ondas de choque a través del planeta. En una repetición de Brexit, una coalición de blancos, hombres de la clase trabajadora (y de clase media) (y mujeres) de la mayoría de las áreas rurales barrió a un candidato del anti-establecimiento en la oficina. Pero la elección de Trump no es un atípico: basta con mirar el ascenso global de hombres fuertes como Vladimir Putin, Recep Erdogan, Viktor Orban y Rodrigo Duterte y la oleada de otros populistas de derecha.

¿Por qué el país actualmente más rico y próspero del mundo ha elegido a un negacionista del cambio climático que utilizó lenguaje racista, sexista, misógino y xenófobo durante toda su campaña? ¿Qué nos hace poner a alguien como él en la Casa Blanca? ¿Por qué creamos una elección presidencial entre dos de los candidatos más desagradables de todos los tiempos, Donald Trump y Hillary Clinton? ¿Por qué Trump, que mintió y atacó a las minorías, periodistas, mujeres y discapacitados, se hizo más fuerte y fuerte a lo largo de su campaña? ¿Cuál es el punto ciego que nos ha impedido ver y cambiar las fuerzas más profundas en juego? ¿Por qué, una y otra vez, colectivamente creamos resultados que la mayoría de la gente no quiere?

El punto ciego

Trump y Clinton, desde el punto de vista de los millenials (generación nacida entre 1980 y 2000) representan todo lo que está mal en América. Trump encarna todo lo que está mal con nuestra cultura. Clinton encarna todo lo que está mal con nuestra política. Y ambos encarnan todo lo que está mal con nuestra economía.

Nuestro punto ciego colectivo refleja paradigmas de pensamiento que legitiman las tres divisiones principales: la división económica, la división política y la división cultural-espiritual. He hablado de estas brechas antes, pero ahora parecen más duras que nunca.

La brecha económica

Hay una relación lógica de los votos de Trump y del Brexit con la crisis económica de 2008 y desde ahí a la desregulación de los años de Clinton y Reagan en las décadas de 1990 y 1980. La participación de los trabajadores estadounidenses en el ingreso nacional ha ido disminuyendo desde finales de los noventa, con las ganancias en el primer uno por ciento. El crecimiento medio anual de los ingresos en los Estados Unidos para el 90 por ciento más bajo de la población, ha sido negativo en las últimas dos décadas.

Los Millennials tienen buenos sensores para este tipo de desconexión. En la campaña de 2016, Bernie Sanders ganó significativamente más votos entre los menores de 30 años que Clinton y Trump combinados.

En una reciente encuesta de la Universidad de Harvard a jóvenes entre los 18 y 29 años, el 51% de los encuestados dijo que no apoyaban el capitalismo. Sólo el 42% dijo que lo apoyaba. Igualmente interesante es que sólo el 33% dijo apoyar al socialismo.

Lo que estas respuestas sugieren es que la mayoría de los jóvenes pueden estar buscando una forma diferente de administrar nuestra economía. No quieren el fracasado sistema del socialismo soviético. O el fallido sistema del capitalismo de los casinos. Muchos jóvenes quieren reorientar la economía hacia la justicia, la equidad, la igualdad y las fuentes más profundas de significado en la vida, lo que yo llamo generar bienestar para todos.

Este escepticismo de los jóvenes hacia el sistema económico actual no es tan sorprendente:  Estados Unidos es el más desigual de todos los países de la OCDE de ingresos altos, tiene la mayor tasa de pobreza de cualquier economía avanzada (17% ), La tasa de obesidad más alta (36%), la mayor tasa de encarcelamiento y una deuda estudiantil de $ 1,2 billones.

La movilidad social -la capacidad de progresar y realizar sus sueños- es más débil en América hoy que en Europa. Como dicen: si quieres realizar el sueño americano, ve a Dinamarca. Estos factores económicos estructurales y fuerzas de exclusión son los verdaderos impulsores que elevaron a Trump a la presidencia. Sin embargo, en lugar de abordar estas cuestiones estructurales, la campaña de Clinton decidió centrar la conversación casi por completo en los defectos personales de Trump.

¿Por qué tantas personas dan por sentado estas cuestiones estructurales? Es la ideología económica neoliberal que Ronald Reagan y su equipo trajeron a la Casa Blanca, que permaneció durante los años de Clinton, que siguió floreciendo durante los años de Bush, y que, a pesar de 2008, continuó dando forma a la política de la Casa Blanca incluso después de que Barack Obama asumiera el cargo. El paradigma económico neoliberal sigue configurando el consenso económico de Washington. Nuestra incapacidad para reemplazar ese paradigma fracasado de la economía del "sistema del ego" con un marco más holístico e inclusivo de la economía del "ecosistema" ha creado un vacío intelectual y moral que permitió a Donald Trump conectarse con el "hombre común olvidado". Nos lleva a la brecha número dos.

La brecha política

El sistema político está manipulado. Donald Trump también tiene razón en esto, pero por diferentes razones de las que piensa. Hillary Clinton es la cara del sistema actual. Sí, ella tiene más experiencia y estaba mejor preparada para el trabajo que cualquier otro candidato. Pero como Donald Trump le recordó, ella tuvo la "experiencia equivocada" (traducción: ella encarna el status quo). Como muchas encuestas del año pasado indicaron, Bernie Sanders habría ganado fácilmente contra Trump, a pesar de que sus soluciones eran un trabajo progresivo en el mejor de los casos. Elizabeth Warren probablemente habría ganado por un deslizamiento de tierra si el liderazgo del partido pudiera haberla convencido para que huyera. Pero, ¿qué hizo la dirección del Partido Demócrata en su lugar? Manipular el proceso primario para que Bernie perdiera y Hillary ganara. Si el Partido Demócrata fuera democrático en sus procesos, el nombre de nuestro nuevo presidente electo sería Bernie Sanders.

La verdadera división política de nuestro tiempo no es entre los demócratas y los republicanos. Es entre los iniciados en el sistema de Washington que está impulsado por el cabildeo y la toma de decisiones especial por intereses, por un lado, y las comunidades olvidadas sin voz por el otro. Los funcionarios electos en Washington, sin importar su afiliación partidaria, gastan aproximadamente el 50% de su tiempo en recaudar fondos y casi no tienen tiempo para hablar con los actores reales menos poderosos que son afectados por la formulación de políticas. Ese es el problema estructural que enfrentamos: demasiados grupos están excluidos y no tienen voz en el proceso de gobernanza y toma de decisiones. Por lo tanto, la segunda fuerza que puso a Donald Trump en la Casa Blanca es la enorme desconexión entre las comunidades sin voz y el sistema de Washington de toma de decisiones políticas.

Entonces, ¿qué es lo que está destrozando nuestras comunidades? El ciclo de “absencing” sigue aumentando los prejuicios, el odio y el miedo porque está estimulado por los negocios (a través de una industria multimillonaria de medios de comunicación) y la tecnología (Facebook y Google nos mantienen bien dentro de nuestra burbuja). Además, casi un quinto de los tweets relacionados con las elecciones provino de máquinas, de robots, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad del Sur de California. Nuestros medios de comunicación social están diseñados para difundir sistemáticamente y amplificar la negatividad, no está diseñado para construir un diálogo cruzado comunitario y generativo.

Lo que nos toca hacer ahora

¿El Presidente Trump actuará como el candidato Trump? ¿O evolucionará y crecerá con las exigencias del trabajo? No lo sabemos. Lo más probable es que su mayor contribución sea que nos ayude a reconocer la parte negativa de nuestra cultura que necesita amorosa atención, compasión y transformación. El poeta alemán Goethe lo expresó con gran elocuencia al hacer a Mefistófeles (la encarnación del mal) decir: "Soy parte de esa fuerza que eternamente desea el mal y eternamente hace el bien".

¿Cuál es el "bien" que el Presidente Trump podría traer para nosotros? Aquí hay una lista corta:

Dejando de lado cualquier ilusión de que los cambios necesarios de nuestro tiempo se originarán en la Casa Blanca o en cualquier otra estructura de arriba hacia abajo. Vendrá en cambio de un nuevo movimiento global de creadores de cambios locales y multi-locales que aplicarán la mentalidad de Michelle Obama (mente abierta, corazón, voluntad) a la transformación del colectivo.

A medida que comenzamos a responder a la interrupción de esta semana, tenemos la oportunidad de organizarnos de nuevas formas que van más allá de las respuestas habituales a la interrupción:

  • 1. La rabia personal: sacarla de algo fuera de nosotros mismos,
  • 2. Cambio personal: usar esa energía para transformarse, o
  • 3. Movimientos que reaccionan contra los síntomas de las brechas sociales y ecológicas.


Figura 2: Cuatro tipos de respuesta al cambio disruptivo

 

Lo que se necesita hoy es una respuesta masiva que llega al cuadrante superior derecho (figura 2): centrarse en la transformación del colectivo. Lo que más falta es una infraestructura facilitadora que apoye iniciativas para moverse al cuadrante superior derecho de co-crear el cambio.

La buena noticia es que el futuro ya está aquí - ya existen muchas iniciativas en las que los grupos intersectoriales trabajan desde una conciencia del conjunto (visión del ecosistema) y no desde una perspectiva de silos.

Resumiendo, el punto ciego en cuestión se refiere a los paradigmas dominantes del pensamiento que han legitimado las brechas económicas, políticas y espirituales que - junto con el uso insensato de los medios sociales y la tecnología - y han dado  lugar a la presidencia de Trump. Para superar estas brechas hace falta nada menos que regenerar los fundamentos de nuestra civilización actualizando los códigos operativos clave en los que operan nuestras sociedades:

  • Economía 4.0: desde la economía del sistema del yo hasta la economía del ecosistema para reorientar la actividad económica (y el uso del dinero) en la generación de bienestar para todos
  • Democracia 4.0: involucrar a la gente de una manera más directa, distribuida, democrática y dialógica y que prohíba la influencia tóxica de la corrupción del dinero
  • Educación 4.0: instituciones educativas libres que activan la profunda capacidad humana para co-crear el futuro.


Para avanzar en una agenda de profunda renovación de la sociedad

  • Nuevas plataformas colaborativas presenciales y on line, que permitan a los pioneros hacedores de cambios en todos los sectores involucrarse directamente entre sí
  • Una constitución para el espacio digital global que haga que los Facebook y Googles rindan cuentas a los ciudadanos y las comunidades de todo el mundo.
  • Mecanismos masivos de creación de capacidad que construyen las capacidades de innovación más profundas a escala (curiosidad, compasión, coraje)
  • Y nuevos conceptos como subsidios básicos de ingresos para todos, que reemplazaría nuestro actual estado de irresponsabilidad organizada a través de una ecología del espíritu emprendedor impulsada por el propósito y no por el beneficio - en otras palabras, permitiendo a las personas liberarse del trabajo pobre por no Activar sus mayores dones, y en su lugar seguir el trabajo por el que están verdaderamente apasionados.

MITx u.lab es un pequeño prototipo y plataforma que empezamos el año pasado con la intención de ayudar a los hacedores de cambios que quieren mover su trabajo al cuarto cuadrante. Lo que comenzó como un MOOC es ahora una plataforma para 75.000 hacedores de cambios de 180 países que colaboran en 600 hubs. En 2017 tenemos la intención de mover esta plataforma a su próxima etapa para catalizar el cambio a escala de todo el sistema.

Es una de las varias iniciativas que nos ayudan a recordar lo que más importa: que como guerreros de la tercera categoría, debemos comprometer plenamente el momento presente mientras nos fijamos en el futuro que está queriendo emerger. Nuestras antiguas formas de civilización son mucho más frágiles de lo que nadie hubiera pensado. Pero nuestra capacidad de regenerarlos desde la fuente más profunda de nuestra humanidad también está más presente y disponible que nunca, ahora.

Modificado por última vez enSábado, 19 Noviembre 2016 11:10
Inicia sesión para enviar comentarios

Log In or Sign Up

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?